» La soledad tiene un lenguaje misterioso que enseña una duda tan terrible o una fe tan serena, que el hombre puede, gracias a ella, reconciliarse con la naturaleza» ( P.B. Shelley)